Archivo de diciembre 2009

Entrevista a Antonio Yglesias sobre su libro «El hijo del cometa»

diciembre 15, 2009

Entrevista a Antonio Yglesias sobre el libro «El hijo del cometa»:

Esta novela nos narra la vida de José Asunción Avilés, un mago muy famoso de Cartago, existió en la realidad?
Si es así, qué porcentaje de la novela es realidad y que ficción?

No, no existió en la realidad pero existe en la realidad de la novela. Es un límite sutil. Nuestra mente está invadida por personajes de ficción que nos miran como si fueran históricos y viceversa. Los historiadores se esfuerzan por trazar los límites pero los escritores, los guionistas, los cuenta cuentos, lo emborronan todo de nuevo. Nos vas a encontrar su acta de nacimiento, pero está vivo en la realidad del lector. La novela es una ficción que se entrecruza con un porcentaje pequeño de historia.

¿Qué le atrajo de este personaje?
Hay personajes secundarios , pero también muy enigmáticos: Neblina, el Licenciado, Casandra…hablemos de ellos?

El protagonista experimenta la tensión de existir entre lo tangible y lo intangible. Un hecho desconocido le permite traspasar una frontera vedada y la presencia de lo intangible se le viene encima y lo perturba. La tensión, para él, cede cuando descubre una clave fundamental. Ese juego de tensiones fue lo que me atrajo. Esa misma tensión habita en todo ser humano. Vivimos en un universo misterioso. Algo me dice que no ha de ser tan complejo, pero aún no logramos desentrañar con claridad ese fascinante mecanismo. Tanto dogma, tanta ideología, tantas “certezas”, lo que hacen es resaltar el gran poder del misterio y exponer la estrechez y la petulancia de nuestras percepciones actuales. Los otros personajes cumplen una función: reflejar las diversas pasiones, ideales, sueños y fracasos de toda criatura humana. Hay algo muy tierno y a la vez atroz en cada uno de nosotros. No quisiera definir a cada personaje porque limitaría las posibilidades creativas del lector. Yo hago una propuesta pero el lector aportará sus vivencias, los enriquecerá y les dará diversos matices. Ese juego ha de permanecer libre e ilimitado.    

 

 

 

¿Cómo nació la idea de escribir esta novela?

No suelo partir de esquemas preestablecidos sino que inicio una historia con temas o conceptos que me apasionan y luego doy espacio para que la estructura se desarrolle naturalmente a partir de ese material. Hace algunos años comencé a escribir una obra de teatro sobre un mago. El proceso se detuvo y años después, muchos, reapareció. Todo inició con una frase ”Tres veces juró matarlo y el momento había llegado”. El resto fueron horas y horas de trabajo, de articular imágenes y voces que saltaban por aquí o por allá. La idea nació como nacen todas las ideas: de un lugar ignoto, de esa zona en la que “La gran sabiduría” se va revelando poco a poco, recelosa, en zig-zag, entre claroscuros y deslumbramientos. No hay nada mecánico en este proceso, nada predecible. Todo es fascinación y aventura, como la vida misma.
 
El incluir la historia de Costa Rica es algo que le da un peso muy grande a la novela, los Tinoco, períodos presidenciales de Ricardo Jiménez, el terremoto de Cartago. ¿Hizo gran investigación? ¿Cómo fue el proceso de elaboración del libro?

¿Cómo era esa Costa Rica de inicios del siglo XX?

La parte histórica ancla, da contorno y veracidad a la historia. Es un recurso narrativo maravilloso. Cuando vi el filme “Forrest Gump”, de la novela escrita por Winston Groom, me fascinó la facilidad con la que el espectador acepta las mezclas entre la historia y la ficción. Y es que nuestra mente no pone trabas a esas licencias porque ya que de por sí vive en esa realidad en la que mezcla siempre lo que “es real” con lo imaginado, con lo leído, lo visto en la T.V, en el cine, o escuchado en un chisme. Lo que decimos que es “real y verdadero” no es más que una mezcla explosiva creada por nuestro cerebro. El personaje de mi novela nace en 1910 y lo rodea un mundo preciso que lo adopta y lo ata. Crece y entonces cambian los acontecimientos y las historias y él, sereno, se va acoplando a los cambios con la naturalidad que nos acomodamos nosotros a una realidad que también nos adopta y nos ata. Investigué y me divertí mucho haciéndolo. Aprendí y conocí personajes de nuestra historia que conocía sólo muy superficialmente. Fue maravilloso y enriquecedor. El mapa de la historia te ofrece mil posibilidades y se trata de escoger e ir definiendo la ruta que ha de seguir cada personaje. Esa parte no fue compleja porque uno termina escogiendo aquellos rincones que te hacen sentir bien. Conocí muchos detalles de la Costa Rica de la segunda mitad del Siglo XX. Los años anteriores los intuí a través de fotos, de narraciones de personas mayores, de libros.

Es un libro que se lee de un tirón… pero ¿qué fue lo más difícil de crear en esta historia?

La verosimilitud. En la novela trato un tema sutil. Mi protagonista ve más allá de lo que la naturaleza suele permitir. Me costó trabajo encontrar un lenguaje apropiado para que aquello no sonara extraño, cursi, disparatado o inaceptable. Y es que es más fácil hablar de las dimensiones negativas que de las positivas. Tuve muchas dudas y boté decenas de páginas. Sé que corro riesgos con cada lector pues algunos dirán que estoy chiflado y que todo aquello es una burrada. Así ha de ser. Otros vibrarán conmigo y disfrutarán de explorar juntos esas zonas sutiles de nuestra existencia. Otro aspecto difícil de crear fue el interés. Una obra aburrida es una obra muerta. Me esforcé por desarrollar puntos de interés que mantuvieran activa la inteligencia del lector y su deseo de conocer las respuestas a interrogantes que fui sembrando a través de la obra.
¿Este libro tiene algún mensaje que quiera evidenciar en el lector?

Tiene varios pero me interesan tres: luchar por la libertad personal, por esa libertad que nos lleva a vivir más plenamente nuestra existencia. Aparejado a este, viene el segundo: combatir el miedo, ese veneno que resquebraja nuestra alegría de vivir. Abundan seres que infligen miedo y castigo y esos son seres perversos. El tercero: existe en el universo una energía poderosa, que por falta de un término más preciso, he de llamar “la energía del Amor”. A todos nos atraviesa, lo queremos o no, porque somos parte de ella. Entramos entonces en la zona de la conciencia, pues es ahí en dónde se produce esta alquimia. Podemos resistirnos a ella o podemos permitirle que fluya. Esa escogencia marcará nuestro destino. Hay otros temas que cada personaje plantea, pero será el lector quien los detecte y analice.

 
¿Es su primera novela? ¿Su primer libro de ficción? ¿Por qué no cuento y poesía, que es como generalmente se dice que se empieza?

Es mi primera novela. Esa montaña gigantesca que al mirarla parece imposible de escalar, me atemorizó por años. Decidí hacerlo poco a poco, frase por frase, página por página. He escrito obras de teatro, cuentos, guiones de cine, poesía, pero sin duda “El hijo del cometa” es la obra más importante que he trabajado. Creo que lo importante es crear las vías para que nuestro subconsciente entronque con nuestros medios de expresión. Recorrer las canteras interiores y lanzar sus señales al exterior requiere mucha atención y desarrollo de habilidades profesionales. Práctica, honradez, coraje.

 
Tres años en elaborar esta novela, ¿por qué?

Fueron más, si cuento desde las primeras anotaciones. No soy escritor profesional, no vivo de esta deliciosa actividad. Trabajo en la producción de cine y video y a la literatura le dedico ratos libres, es decir, noches y amaneceres. Escribir, reescribir, escribir, reescribir. Esa tarea se prolonga y si no ponés una fecha o te obligan a terminar, el autor podría seguir revisando esas mismas líneas por años y años.  
 
¿Qué del cineasta tiene este libro?

Todo. El hacer cine sensibiliza tu mirada. El cineasta observa siempre. Es un cazador de detalles, de atmósferas, de reacciones, de lo que se mira y de lo que se oculta. El escritor también, pero creo que el complejo oficio del cineasta lo lleva a afinar mucho sus sentidos. Soy también editor de cine y video y estoy familiarizado con ese milagro que se llama editar, es decir, transformar un material fragmentado en trozos de narración articulada, transformar algo neutro en una emoción, alterar un orden previsible para sorprender a quien observa, crear zonas inusitadas en las que la realidad se muestra distinta, y sobre todo, guiar la sensibilidad del espectador para mantenerlo atento, interesado, partícipe. La novela, sin embargo, ofrece espacios extraordinarios de introspección y de realización : podés escribir “El universo explotó en pedazos y un luz fulminante cegó a toda criatura viviente”. Catorce palabras, unos cuantos movimientos de dedos para teclear, y ¡Zas!, nació una imagen. Lograr esa misma imagen en cine requiere de grandes inversiones, tiempo y recursos. La novela no tiene límites, se puede tratar cualquier tema, utilizar estructuras distintas. Eso es formidable. El crear imágenes a través de las palabras es un arte, y hay que aprender a utilizarlo y con paciencia y disciplina, dominarlo. La literatura no es tarea fácil. Nada lo es, si queremos realizar obras meritorias hay que trabajar mucho.   

¿Ha pensado en llevar esta historia al cine?

Si. Es una historia muy cinematográfica y estoy seguro que podría interesar mucho a una audiencia internacional. Haré una sinopsis, la traduciré a varias lenguas y la enviaré a productores del mundo con la esperanza de que algún director o directora del mundo se interese. Realizar una película de esta novela requiere de recursos de primer mundo para no traicionar esas zonas sutiles que son muy delicadas de poner en escena. Si no son realizadas con sensibilidad y maestría, con muy buenos actores, con escenografías apropiadas y animaciones muy finas, una aventura cinematográfica sería peligrosísima.

¿Cómo fue la búsqueda de una editorial?

Hace unos años la Editorial Norma realizó un concurso de novela. Participé con una versión más extensa. No ganó pero uno de los jurados recomendó a la editorial que se publicara. Me llamaron, establecimos contacto, recorté la novela y se publicó.

 

Escritora ANI BRENES

diciembre 11, 2009

Video de Repertorio Americano, Clubdelibros y Sin Escalas TV…

Poema para Rodrigo Carazo

diciembre 10, 2009

El poeta Minor Arias dijo que un día escribió este poema a Don Rodrigo, que ayer ha viajado hacia otro estado de la materia.

Queda el corazón como si un huracán estuviese afectando sus amarras.

Era un caballero, un visionario, nuestro presidente valiente, como le llaman quienes entendieron y supieron de su labor como mandatario.
 
Acontecimiento cuántico

 

Sonríe usted

y es un río en la curvatura de la montaña,

un atardecer con rotación perfecta

en los planetas del incienso.

Y podría uno atravesar la cordillera de Talamanca

sin ningún vaqueano,

o deambular a oscuras

envuelto en las banderas de lo incierto,

porque usted es la confianza.

Compatriota de la luz,

colega de Dios,

usted recrea y dignifica

todo cuanto frecuenta.

Santo de mi devoción,

eso un usted,

cuando pienso en país,

en patria, en soberanía.

Retorna uno a los caudales

del entusiasmo y  de la paciencia,

cuando usted aparece.

Usted es semilla para nuestra tierra

humus y nacimiento

para quienes seguimos la estela de sus motivos.

Desoriente por favor la muerte,

con la música que cotidianamente

su corazón inventa,

y no se vaya nunca,

como nunca se van los amaneceres

que despiertan

la reposada existencia de un pez.

BUENA NOTICIA : Nueva edición del «El más violento paraíso»

diciembre 4, 2009

Copio textual la entrada del blog de Juan Murillo sobre una excelente noticia que a todos nos va a interesar:

Además de felicitar a Alexander Obando por su nueva reedición, un gran aplauso a Juan Murillo y Guillermo Barquero por esta iniciativa de Lanzallamas, que les pronostico un gran éxito.

Escrito por Juan Murillo:
Con mucha alegría les aviso que hoy pusimos a la venta la segunda edición de El más violento paraíso, la opera prima de Alexánder Obando y obra seminal de la narrativa costarricense actual. La aparición de éste título nos produce un gran orgullo porque es la realización de un sueño común de Guillermo Barquero y mío: poder publicar y reeditar obras de narrativa que prueben la gran calidad de la literatura de nuestro país y eventualmente de nuestra región y lengua.

Los siguientes títulos a publicarse son Marzo todopoderoso de Catalina Murillo, La madriguera de Rodolfo Arias Formoso, y Atrapainsomnios de Heriberto Rodríguez.

Para comprar El más violento paraíso pueden contactarnos al correo electrónico ventas@edicioneslanzallamas.com. El precio de venta al público es 9.500 colones e incluye entrega a domicilio dentro del área metropolitana.